Spin-off tecnológicas: Algunos aspectos legales.

Por Segundo Carranza Torres

En el mundo de la innovación tecnológica y comercial las empresas constantemente se ven en la necesidad de buscar nuevas soluciones a los problemas y a reinventar constantemente sus oportunidades de negocio. En ese contexto, muchas veces se advierte la posibilidad de comenzar un nuevo proyecto y desde la propia compañía se resuelve comenzar con una nueva unidad de negocio diferente a la del giro comercial ordinario. Esas “empresas desprendidas de la empresa” se conocen como spin-off y la tendencia es, en general, que sean de base tecnológica.

Así, compañías de diferentes rubros muchas veces desarrollan nuevos productos, investigan nuevas tecnologías y explotan nuevos mercados mediante la creación de estas empresas. Ahora bien, debe destacarse que para tener mayores posibilidades de éxito deberán tener en cuenta algunas cuestiones legales, siempre en miras a la independencia.

En primer lugar, es conveniente crear una nueva empresa desde el punto de vista formal. Constituyendo una nueva sociedad, sin perjuicio de que sea de estructura pequeña, permitirá a los miembros de la spin-off manejarse con mayor libertad a la hora de la toma de decisiones. Debe destacarse en ese sentido que la empresa “madre” podrá tener su participación como tal en la nueva compañía, siendo socia por un porcentaje determinado (inclusive el 100%).

Alineado con tal punto, debe destacarse la importancia de valuar las participaciones. Es decir, se debe determinar cuál es el aporte de cada miembro para así repartir en qué porcentaje va a ser socio cada una. Ahí cobra especial valor el conocimiento, las horas de trabajo, la inversión en dinero, la información de la empresa, etc. Deberá determinarse quienes de los socios de la empresa serán participantes de la nueva, si lo será la empresa en sí misma, si los colaboradores que se designen también lo serán, etc.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la spin-off en general están compuestas por trabajadores de la empresa que las crea. En consecuencia, para evitar conflictos, deberá determinarse con exactitud cuál será la relación desde la creación de la nueva empresa. En efecto, podrán continuar en las condiciones anteriores o podrán ser empleados, directores y socios de la spin-off.

En otro orden de cosas, y al hablar de los aportes de la empresa creadora de la spin-off, no debe dejar de destacarse el valor de los intangibles. Incluso en muchos casos la falta de audacia para el manejo de los mismos termina siendo un freno para llevar a cabo el proyecto innovador. Es por eso que debe determinarse con exactitud que tratamiento se le va a dar a la propiedad intelectual, secretos comerciales, knowhow, clientela, expertise, etc. Es en general el principal riesgo de la creación de esta clase de empresas, y la definición del tratamiento a brindarse a los mismos deberá ser un punto crítico a la hora de pensar en la independencia de un proyecto. No solo a la hora de valuarlos, sino también al momento de protegerlos, la estrategia a asumir es determinante para evaluar la viabilidad de la creación de esta clase de empresas.

En cualquier caso, debe destacarse que justamente el aspecto legal es una de las principales trabas para desarrollar estos proyectos. Evaluada la conveniencia de “independizar” una oportunidad de negocio, el temor a las consecuencias legales de pérdida de empleados, de cesión de propiedad intelectual, de divulgación de secretos, de perjuicio en las condiciones laborales, etc. terminan siendo limitaciones a la hora de llevar adelante un proyecto innovador de este tipo. Con un adecuado asesoramiento, y realizando acuerdos coherentes, podrán tanto los responsables del proyecto como los dueños de la empresa enfocarse sencillamente en el negocio y dejar de lado las preocupaciones por lo que se puede llegar a perder.



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
WhatsApp