Cinco consideraciones legales para iniciar una startup exitosa

Por Segundo Carranza Torres

En el mar de cuestiones a las que debe someterse un proyecto tecnológico antes de salir al mercado, hay una a la que los socios no pueden restar importancia: la estrategia legal. Con una previsibilidad adecuada, los socios de una startup pueden alcanzar grandes ventajas competitivas poco antes de comenzar con la actividad.

A continuación mencionaremos, someramente, algunos de los puntos que no deberían dejar de ser considerados por los emprendedores:

Propiedad intelectual

Es fundamental definir un esquema de protección apropiado para la tecnología que la startup desarrolla. Siempre que se trate de una plataforma tecnológica, de una aplicación, o de cualquier otro tipo de software deberá analizarse cómo proteger el intangible debido a que, concretamente, los esquemas de registro dotan de valor a la tecnología, sea éste uno de registro secreto, o uno de confidencialidad cualquier otro tipo de esquema contemplado por la ley de propiedad intelectual.

La realidad es que una protección inadecuada no solo puede acarrear una pérdida de valor a la tecnología sino que expone a la empresa a riesgos constantes. En este punto cobra especial relevancia la protección de las marcas, de los registros de propiedad intelectual, de los diseños y de los modelos industriales e incluso, de las patentes y de los modelos de utilidad.

Ver por qué registrar un Software. 

Los contratos

La estrategia de venta de una plataforma tecnológica no está despojada de consideraciones legales. Optar por una u otra vía contractual es determinante para el futuro del negocio ya que se pueden obtener grandes ventajas competitivas a partir de una estrategia de contratación adecuada.  Más información aquí.

Otro análisis que debe hacerse con anticipación es la viabilidad de venta de la plataforma. Son frecuentes los casos en los que, por tratarse de desarrollos efectuados sobre plataformas que tienen prohibiciones de venta, las empresas se encuentren con un impedimento legal de comercialización de sus desarrollos. Un impedimento que no previeron. En tal sentido, deben analizarse en detalle las autorizaciones de la licencia sobre la que se llevará a cabo el desarrollo.

En caso en que esté autorizado el desarrollo sobre la plataforma, los términos contractuales que se establezcan con los clientes deberán ser claros.

Sociedad

Antes de comenzar el proyecto debe definirse en forma transparente quienes van a ser los socios, bajo qué estructura van a establecer la sociedad y cómo se repartirán las participaciones. Es importante tomar en cuenta que el inicio de una actividad va de la mano de una idea, que además, debe sostenerse en el tiempo. En tal sentido, la decisión acerca de los socios con los que se compartirá un negocio de largo plazo es, definitivamente, estratégica.

Asimismo, se debe evitar confundir  a los proveedores con los socios. Así no se entregarán participaciones societarias a quienes cumplen una función circunstancial con la empresa.

Por otra parte, deberá armarse una sociedad que esté preparada para recibir inversiones y que permita a los socios efectuar acuerdos para sostener el proyecto en el largo plazo. Acuerdos como founders vesting agreement, drag along y tag along, el deber de permanencia, el derecho de preferencia, la elección de advisors y todas las otras modalidades contractuales societarias deberán ser seleccionadas criteriosamente al comenzar la actividad.

Colaboradores

Debe seleccionarse una política de contratación de colaboradores. No siempre lo óptimo es hacer una contratación en relación de dependencia ya que a raíz de la naturaleza de los servicios tecnológicos, a menudo no se necesita un proveedor que trabaje en exclusividad. En tal sentido, deberá decidirse criteriosamente si se contrata a alguien para un proyecto en particular, mediante entregables. O si se lo contrata, por horas, a disposición de la sociedad. O sencillamente se lo toma como empleado.

En cualquier caso, y teniendo en cuenta la excesiva demanda de recursos que tiene el mercado tecnológico, deberá establecerse una política de contratación que mantenga a los colaboradores con los incentivos necesarios para permanecer en la empresa mientras esta lo requiera. De esta manera, y más allá de las condiciones económicas que se establezcan, deberá pensarse en las restantes condiciones laborales: en el pago por equity, en el compromiso de incorporarlo como socio, en la posibilidad de repartir utilidades, y en cualquier otra modalidad que suponga el logro del compromiso sostenido de los recursos que son valiosos.

Estrategia tributaria

La manera de comercializar lo que produzca la empresa debe analizarse también a la luz de las consecuencias tributarias. Desde ese punto de vista, deberá pensarse si la comercialización consistirá en la venta de productos o en la de servicios, a qué mercados se exportará o si será una empresa exclusivamente de producción nacional y quienes serán los clientes, entre otros aspectos. Todos estos factores no son menores cuando se trata de establecer la viabilidad del negocio.

Por otra parte, tanto a nivel nacional como a nivel provincial existen distintos incentivos para las startups. Regímenes como los de la Ley de economía del Conocimiento (27.506),  muchas veces requieren la adecuación de la estructura a determinados requisitos.

Al analizar los costos y el plan de negocio, el sometimiento a estos regímenes tributarios puede ser sustancial para el futuro de la empresa. Es importante, pues, analizar las distintas variantes que modifican el acceso del emprendedor a mayores o menores beneficios tributarios dependiendo de la actividad, de la antigüedad y del  tamaño de la empresa. Hacerlo con la debida antelación permitirá tener un abanico de opciones mucho más amplio.

Para conocer cada punto en detalle, puedes consultarnos aquí



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
WhatsApp